La terapia individual, es totalmente personalizada para que cada persona pueda llegar a su equilibrio, dependiendo de sus necesidades.

Mi principal prioridad es que la persona primero recupere su energía y su equilibrio, al mismo tiempo se vaya conociendo a si misma y aprenda nuevas maneras de pensar y vivir que le proporcione valor, autoestima y coherencia a su vida.

Cuando acaba el tratamiento, ha conseguido conocerse realmente, saber gestionar su mente y sus emociones. Ha recuperado su equilibrio y en momentos difíciles puede mantener su poder y recuperar rápidamente su centro.