Juicios emocionales

Hoy voy a hablar de un tema que aprendí con el libro "Conversaciones con Dios", que me ha traído mucha paz y entendimiento a medida que lo he ido practicando


Los juicios emocionales

Desde pequeños ya en nuestra casa, oímos como nuestros padres juzgan las situaciones, y a las personas positiva o negativamente. Esto es natural, ya que los humanos necesitamos etiquetar cualquier cosa para así situarnos y sentirnos seguros. Y nosotros aprendemos a hacerlo a medida que vamos madurando, y marcando nuestra personalidad, y nuestra forma de vida.


Esto es sencillamente lo que hacemos, no lo voy a juzgar, porque no es mi objetivo en este post, y quiero enfocar mi visión a otro punto de vista sobre los juicios. De lo que quiero hablar es de los juicios con emoción,


Personalmente he sido una persona con muchos miedos, por lo que muchos de mis juicios eran con emociones potentes, lo cual me creaba más miedos.


Ejemplo 1


Si de pequeña vi como un perro perseguía a mi amiga, y lo viví con estrés, juzgué o etiqueté lógicamente " los perros son malos, corre" y puedo tener 40 años y seguir corriendo cada vez que veo a un perro


Esto es sano y normal, mi cerebro ha guardado esta etiqueta para ayudarme a sobrevivir. Pero, ¿ que pasa cuando estos juicios se mezclan con nuestras ideas (no del todo reales) que tenemos hacia la vida y encima le ponemos emoción?


Ejemplo 3


Imagina una persona tímida, que lo pasa fatal cuando habla con alguien que le es atractivo, pues una de sus creencias (juicios) es que no es suficientemente guapa(o) para esa persona. Seguidamente ve a otra persona que como no tiene problemas de este tipo (sólo juicios positivos) se atreve a hablar con ese chico(a). En ese momento hace un juicio emocional de lo mala que es esa persona, incluso a lo peor, la tilda de desvergonzada, creída, fresca, o algo similar. Ha dictado un juicio negativo con emoción


Ella misma irá creciendo y hará todo lo posible por no hacer lo que esa persona hacia, (ser directa y hablar con alguien por la cual siente atracción). Ya que si hiciera eso, ella misma se pondría en un lugar que para ella es malo (ser creída, desvergonzada y fresca). Seguramente se quedará en su timidez, encerrada y con problemas de relaciones. Porque el juicio que ha hecho sobre ser de otra forma es demasiado malo, según su juicio.



A mi entender creo que estaría bien calificar las cosas de la siguiente manera

Opción 1) me interesa, me gusta lo quiero en mi vida

Opción 2) no me interesa, fuer


Es como si cada vez que utilizaramos un juicio negativo con emoción, crearamos un agujero negro en nuestra vida. Como este agujero, o este juicio es tan malo y tan peligroso para nuestra vida, nos pasaremos el día evitándolo, y esto nos hará estar en muchas ocasiones en tensión, esquivando ese agujero. Si tuviéramos un solo agujero, aún sería fácil, pero si somos de los emocionales que lo juzgan y sentencian todo, nuestra vida estará llena de agujeros negros, con el estrés que eso supone. Imaginad una persona en tal situación, será todo menos, relajada, alegre, curiosa y pacífica.


Cuando juzgamos con emoción solemos ser muy severos, rígidos y herméticos. En estos casos vamos a ser personas con poca capacidad de adaptación ni de aprendizaje por lo que la vida será igual de dura para nosotros. Por ejemplo, un vegetariano puede ser tan rígido como el que se alimenta de carne cada día y juzga a los que no comen como él.

La vida me va enseñando que no hay nada ni bueno ni malo, que casi todo es relativo. Y lo que puede ser bueno para mi hoy, puede ser desafortunado para ti mañana.


Y que juzgarte a ti o a mi, es no aceptar que cada persona hacemos lo mejor que podemos en cada momento con nuestro conocimiento.


Y que todos, absolutamente todos, somos maravillosos, pero que por el camino, nos equivocamos constantemente.


Dejemos de juzgar de esta manera tan dura

y con tanta emoción,

y sintámonos seguros con nuestras elecciones para nuestra vida en cada momento.

Además la vida tiende a hacerte llegar todas las cosas en las que has puesto mucha emoción, si son buenas para ti, olé, pero si son desafortunadas, la vida no te dejará en paz, hasta que tu hagas las paces con ellas.


Un fuerte abrazo

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square